<<25>> — Huellas

Maldición… Debería haber fingido que me caía?

Mirando hacia abajo al hombre gigante que había caído hacia atrás, Lucella hizo funcionar con todo su cerebro pensando en cómo salir de esta situación.

Había dejado caer una tarjeta de aventurero (No la revisó, asumiendo que era del hombre, ya que normalmente no llevarías las tarjetas de otras personas), así que debía ser un aventurero.

El hombre tenía descubiertos sus brazos como rocas, dando el aire de que había entrenado mucho.

Un hombre como ese había chocado contra Lucella a una velocidad significativa, pero él fue el que salió despedido mientras Lucella ni siquiera lo sintió. Si los peatones le hubieran prestado atención, hubieran estado confundidos por el evento.

Pero el hecho era que un ataque de carga de un sujeto como ese no era nada comparado a las cargas y saltos de las Variantes en la montaña, así que Lucella ni siquiera lo sintió.

Pero Lucella estaba consciente de que sería extraño desde el punto de vista del sentido común.

Lucella, que se veía como una niña feral envuelta en nada más que pieles, había tomado prestado un abrigo para cubrirse, y se puso la capucha para hacer sus característicos ojos rajados menos notorios.

Todo era para evitar llamar la atención y causar revuelo. Así que no quería llamar la atención por un accidente como este.

“Quién… es ella?”

“C-cierto. Ella es, bueno…”

“Soy Lucella. Estaba en medio de discutir cierto trabajo con el Sr. Tim aquí.”

Lucella dio una excusa bastante aleatoria.

“Bueno, sigamos, quieres?”

“Sí…”

Con el hombre grande aún congelado, Lucella tomó a Tim de la mano y lo presionó a seguir avanzando.

Quería que el hombre no lo pensaba mucho y siguiera con su día.

Qué…? Por qué mi estómago se siente pesado y algo adolorido…

Lucella no pensó que había recibido daño del impacto, pero sentía una extraña sensación en su abdomen.

“Grrrr…”

Kafal parecía como si pudiera perdonar a ese hombre por chocar contra Lucella y seguía mirándolo ignorando a la multitud mientras respiraba con un gran sonido.

“Quién era ese? Un conocido?”

“Es Gemel. Un aventurero que tiene la habilidad… pero esa es su única cualidad redentora. Incluso aventurarse al final del día es un negocio. Mientras más alto vas, más se vuelven esenciales los modales, planeación y paciencia. Pero él no tiene ninguno de esos.”

Tim lo criticó en un lamento.

“Las cosas estaban yendo bien para él por un tiempo, pero no puedo ni mirarlo últimamente. Si viene a pedir ayuda podría hacer algo por él, pero…”

“Huh…”

“Eres demasiado suave, Líder. Es mejor no involucrarse con basura como él!”

A diferencia de Tim, Wein mostraba un claro desdén hacia él, no queriéndo tener nada que ver con él.

Palpitar.

Lucella escuchó un golpe ardiente en su cabeza, como si su corazón se hubiera movido allí.

—“Muy bien, te contrataré.”—

Una voz detestable como pegajoso aceite viejo resonó en su cabeza.

—“Desde ahora, te dejaré todos los trabajos misceláneos a ti. Ni te atrevas a hacer el vago.

…Qué fue eso? Salario? Hah, si piensas que esto es muy bajo puedes hacer lo que quieras. Hay más que suficiente gente que puede reemplazar a alguien como tú.”—

Él era condescendiente, convencido de su propia superioridad, y dominante.

Adulaba a la gente sobre él mientras actuaba opresivo como un dios malvado con subordinados y gente de menor rango…

Era la voz de ese hombre.

“Esta voz… Era el sujeto de antes…?”

Sentía como si la recordara. Pero aun así, las memorias desaparecieron tan pronto llegaron a la superficie como burbujas, y se escaparon entre las manos de Lucella.

“Okay, aquí estamos. Esta es la sucursal del Gremio de Aventureros.”

Con Lucella absorbida en juntar sus memorias, llegaron al Gremio de Aventureros.

La sucursal en Kugutful del Gremio de Aventureros por alguna razón usaba un gran edificio —uno que originalmente era un templo— con un reloj en el campanario al que le habían quitado la campana.

Como era de esperarse, sentía como si recordara todo esto.


La recepción del templo remodelado estaba iluminada por las coloridas luces del vitral del tragaluz a lo alto.

En esa recepción, al otro lado de los mostradores, había un agradable sonido de explosiones simultáneas.

“Woah, la herramienta de medición de aptitud mágica explotó…!!”

“Kyaa, todos los detectores elementales también…?!”

“El nuevo equipamiento de observación de aura dracónica tambiéeeeeeeen…!”

El área de la oficina se volvió ruidosa y los aventureros en la recepción comenzaron a preguntarse qué estaba pasando.

Mientras tanto, Tim llamó la atención de un miembro del personal más allá del mostrador.

“Se ve que las cosas están bastante animadas aquí hoy.”

“Ah, Sr. Tim! No estoy seguro de por qué, pero todo tipo de cosas se rompieron de repente…”

“Oh…? Bueno, supongo que cosas como esa pasan a veces.”

Tim respondió con una sonrisa forzada y se acercó a susurrar al oído a Lucella.

“Hey, intenta esconder las cosas mejor, quieres… Hay gente aguda aquí así que te vas a encontrar.”

“Lo intentaré…”

Ocultar tu presencia era innecesario durante el entrenamiento en el Monte Kuguse.

En primer lugar, la montaña estaba llena con el aura dracónica que podría decirse era la presencia de Kafal misma, así que sentir a otros era fundamentalmente difícil. No tenía problemas escondiéndose solo eliminando su ruido y olor.

Pero ahora que ya no estaba en la montaña, ese método ya no funcionaría.

“Escuchaste algo del rumor que mencioné?”

“Te refieres al intérprete de dragones? Investigamos tanto como pudimos.”

Un miembro del personal que parecía cercano a Tim (quizás el que estaba a cargo del Casco Dorado?) puso varias notas con texto ordenadamente escrito en el mostrador junto con algunos documentos.

“No había registros en el gremio. Sin embargo, varios aventureros reunieron información y mayormente hemos identificado la fuente del rumor.”

“No esperaba menos. Entonces?”

“…Parece haber comenzado por un aventurero diciendo que conocía a alguien que podía hablar con dragones.”

“Oh? Y quién es? Deja de darte aires y dilo de una vez.”

Tim habló con una sonrisa torcida al encargado por mantenerlo en suspenso.

“No lo sabemos…”

“Huh?”

“Nos referiremos a este individuo como él por conveniencia… Él, que dijo conocer a un intérprete de dragones ciertamente estaba registrado como un aventurero en el gremio.
Sin embargo, el año pasado él fue atacado por monstruos durante una misión. Y por alguna razón… todos olvidaron su nombre en ese momento.”

Tim y Lucella quedaron perplejos.

Se sentía como si alguien hubiera ido a caminar solo para terminar en un laberinto.

“Es una cosa simplemente olvidar su nombre, pero incluso los documentos del gremio que mencionaban su nombre desaparecieron. No simplemente perdidos, desaparecieron. Las cosas que estaban atadas entre sí solo tenían las páginas relacionadas faltantes.
…Y como todos los documentos relacionados a su nombre desaparecieron, así mismo fueron todos los registros sobre él, y actualmente ya no sabemos nada…”

Ninguna magia podría normalmente hacer algo como esto.

Además, ni siquiera sabían por qué ocurrió, y asumiendo que fue borrado por alguien intencionalmente, no sabían el objetivo detrás de ello.

La situación era simplemente así de misteriosa.

“…Sin embargo, lo que sabemos es que él pertenecía al grupo Séptimo Dado.”

“Espera… te refieres al grupo de ese sujeto?”

Tim habló, su expresión yendo más allá de ser seria y llegando a amarga.



Views: 25

Categorías: Reincarnated Dragon